HISTORIAS

Le daba terribles palizas y enviaba fotos a sus amigos – termina con su mujer ante los ojos de todos.

No cabe duda de que hay amores que matan, amores tóxicos, amores disfrazados de falsedad, tras una aparente personalidad buena se puede esconder una persona cruel capaz de dañar sin remordimiento alguno a quien dice ¨amar¨, pero es bueno recordar que el que ama no daña, lamentablemente hay personas tan cegadas, tan carentes de amor que aunque estén muriendo en la relación, no renuncian, el mejor ejemplo de ello es la historia de Anastasia, pero lamentablemente no es la única que pasa por esta terrible realidad.